Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alex north (1) allen ginsberg (1) amigos (1) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (7) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (7) carlos hódar (4) carrie fisher (1) celebraciones (4) charlotte kitley (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (19) coches (2) conciertos (8) conexión de genios (10) conocí en persona a... (1) críticas (16) curiosidades (9) david bowie (17) demis rousos (1) deportes (7) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos muy recomendables (7) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (24) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) familia (7) famosos (1) fito paez (2) fito páez (1) ford mustang (1) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (26) humor (7) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) jovanotti (3) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (6) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (1) lucha (1) lucio battisti (3) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (4) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (73) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) primavera (1) prince (28) radio futura (2) rafa nadal (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rod stewart (1) rodríguez (2) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (2) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (8) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (3) tv on the radio (1) versiones (3) vida (14)

lunes, 13 de junio de 2016

Desempolvando viejas glorias: Raphael

      Resultado de imagen de raphael
© entradasyconciertos.com

     ¿Raphael en este blog?... Sí, todo tiene su explicación, y es que las influencias de los amigos llegan a veces a lugares insospechados, pues de hecho, Raphael es esa clase de tipos que, a base de caerme gordo, al final acabó cayéndome bien; es algo así como una especie de juego masoca donde, cuanto peor me caía el individuo, más me reía viéndolo, jajajaa.... (los que me conocen saben bien de qué les hablo).
     
     © desmotivaciones.es

     Nos ponemos en antecedentes a finales del año pasado, justo antes de los atentados de París. En un bar céntrico de Granada, no hizo falta llegar a los tres chatos de vino para que mi amigo Javier Hódar me sugiriera la escucha del tema "Payaso", de nuestro gran Raphael. Por supuesto, el vino acabó llegando después de esa charla sobre inteligencia emocional a la que asistíamos como invitados (también se "trabaja" en este país ¿eh?); pero fue en los preludios de la misma cuando Javier insistió: "eso de descubrir nuevas genialidades musicales está muy bien, pero no olvidemos a nuestros grandes de los 70 y los 80; y si no -insistía- escucha un día de estos Cadena Nostalgia..." -no pude evitar reírme-.
    Empezar así una charla amigable en un ambiente de cierto nivel intelectual y empresarial es desde luego mucho más divertido que las típicas conversaciones manidas que se dan estos eventos, así que, entre risas y exageraciones, insistió: "escucha 'El Payaso', de Raphael, y ya me contarás..."

   ¿Y qué me encontré al día siguiente en la red? Bueno, pues poco más o menos lo que me esperaba: una voz espléndida, el recuerdo de aquella "música-de-mi-padre-en-formato-cassete-
y-que-tanto-odiaba-de-pequeño", y refrendando la confianza depositada en Javier... una buena canción.
     Sí, es cierto que ni el estilo ni el cantante conseguirán que se desmorone mi pirámide musical en cuanto a gustos y preferencias, pero algún día tenía que llegar el homenaje a los grandes de nuestra música, y es más reconfortante hacerlo estando éstos en vida (y por cierto en un buen momento de su carrera), que para muertos ya llevamos unos cuantos...

    Y dicho esto, es de justicia poner en valor lo que significa Raphael a día de hoy en el mundo de la música. Al margen de las novedades más o menos conocidas por el público en este año (nuevos proyectos colaborando con músicos "de los de hoy", participación en  cine, el premio ondas otorgado reciente...), sus giras por teatros de todo el mundo son un auténtico reflejo de lo que sigue siendo Raphael. Hablamos de un artista que sigue llenando recintos por doquier, y que a pesar de no estar continuamente ocupando grandes titulares, su caché no parece haber decaído con el paso de los años, sino más bien haberse consolidado (sobre todo en el extranjero).

Resultado de imagen de raphael japón
     El tema en cuestión, El Payaso,  fue compuesto por Les Reed, el cual ya pegó fuerte en su época con temas como “Delilah”; se sirvió en el estribillo del tema de la famosa aria de Canio “Vesti la Giubba”, de la opera de R. Leoncavallo “Payasos”. 
     La canción en sí narra la amargura de un payaso obligado a continuar con su papel cómico mientras su amor platónico hace oídos sordos a sus suspiros delirantes para atraer su atención. 
Al principio Raphael canta con una voz grave, reprimida, como si reprimiera también sus sentimientos. Pero al llegar al estribillo, al tema de “El Payaso”, empieza a cantar a plena voz poniéndose a la misma onda de la grandeza de la música de Leoncavallo y sufriendo la tragedia de un amor despedazado.

     De modo que... ¡Viva Raphael y vivan los amigos!

martes, 7 de junio de 2016

Feliz cumpleaños, Prince...



     Prince ha muerto. Y ha muerto solo, dentro de un ascensor, después de una estúpida sobredosis de un potente fármaco. Sorpresa inicial, rumores y especulaciones varias han ido desfilando por telediarios, periódicos y webs, pero lo cierto es hoy, con algunas conclusiones más o menos acertadas sobre el fatal accidente, Prince no está entre nosotros.

     Mi amigo Prince, nacido en el 58, hubiese cumplido hoy precisamente 58 años.
     Desde hace mucho, siempre he celebrado esta fecha de alguna manera. Tampoco una fiesta por todo lo alto, ningún acontecimiento extraordinario, simplemente un recuerdo de que en cada 7 de junio mi artista favorito volvía a cumplir años.
    Prince y yo no nos llevamos muchos años, pero sí los suficientes como para haber imaginado siempre su muerte anterior a la mía. De alguna manera nos suele pasar con todos los que nos superan la edad con cierta holgura, máxime cuando solemos ser tan ingenios de esperar, siempre, que nuestra propia muerte sobrevendrá en una edad avanzada. Y visto lo visto, como es de todos sabido, la muerte a veces sorprende...


     Prince fue mi gran puerta de entrada en el mundo de la música. Por supuesto de su música y otras afines, pero evidentemente también me preparó para abrir el oído a distintas fuentes y estilos que más adelante me cautivarían desde muchos otros puertos de salida. Desde luego, no es mala influencia para acabar desembocando en sutilezas sublimes despachadas por grandes genios de muy diversa onda; algunos con conexión más evidente y otros hacia los que, gracias a esa capacidad de escucha desarrollada, se manifiesta ese estado latente que busca la belleza y que se prepara ante la llegada de nuevos sonidos, siempre con paciencia y expectación. Y aunque es obvio que a muchos de estos otros genios no he llegado directamente a través de Prince sino gracias a influencias especialmente importantes, como la presencia de mi amigo Carlos en estos quehaceres musicales, sin duda, el haber tenido a Prince como referencia es un buen punto de partida.
    Y es que, como fenómeno social que llegó a ser en aquellos finales de los 80, Prince también sirvió para fomentar nuevas amistades o estrechar las existentes (Joaquín, Dani, Cristian, Jesús... y cómo no, Asun).
     Así, su recuerdo va inevitablemente unido a aquellas fiestas de Prince en las que un servidor se deleitaba sirviendo como dj en distintos pubs de la ciudad, tardes y noches jóvenes en el momento de máximo brillo de la estrella de Minneapolis.

     Así que, desde luego que me alegraba llegar al 7 de junio, donde los gemini tenían un gran representante de lo que significa la mezcolanza, el eclecticismo de sonidos y estilos, aunando lo mejor y, al mismo tiempo, que no es fácil, dotando al resultado de un sello único e irrepetible; por que así ha sido Prince: único e irrepetible.



    Compositor desbordado, sacando lo mejor de la chistera del sonido Minneapolis, este virtuoso multiinstrumentista ha dejado profunda huella a lo largo de tan extensa producción artística. Gigante guitarrista,  bailarín brillante, excelente vocalista... 
     Muchos adjetivos, los que querramos buscar en hemerotecas y críticas, pero  tal vez lo mejor sea pasar a la acción para que sea nuestro espíritu quién dicte la última palabra, de modo que conecto mi iPod, selecciono su nombre, y le doy a la reproducción aleatoria. Son tantas las canciones que podrían salir... pero fue una, y, ya se sabe, estas semanas nuestro querido Prince no para de dar titulares, como en los periódicos matutinos, como en "The morning papers".
    Precioso vídeo, con un directo tremendo, y dos solos de guitarra de los acostumbrados. Feliz cumpleaños Prince. Y... ¡Gracias!