Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alex north (1) allen ginsberg (1) america (1) amigos (3) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (8) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) barry white (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (8) carlos hódar (4) carrie fisher (1) celebraciones (4) charlotte kitley (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (19) coches (2) conciertos (8) conexión de genios (10) conocí en persona a... (1) críticas (16) curiosidades (11) david bowie (18) demis rousos (1) deportes (7) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos muy recomendables (7) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (25) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) eurythmics (1) familia (7) famosos (1) fito paez (3) fito páez (1) ford mustang (2) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) guns'n'roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (28) humor (7) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joaquín nieto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) john hyat (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) jovanotti (3) juan porto guindo (1) juancho (1) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (6) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (2) lucha (1) lucio battisti (4) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (4) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) mis vinilos raros de prince (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (74) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) ovnis (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) primavera (1) prince (30) radio futura (3) rafa nadal (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rod stewart (1) rodríguez (2) roxy music (1) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (3) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (10) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (4) tv on the radio (1) van morrison (1) versiones (3) vida (14)

lunes, 31 de agosto de 2015

Fito Páez: exquisitez a cuentagotas.



     Fito Páez tiene, como músico y artista, el privilegio de haber mantenido muy alto el listón de la calidad en sus obras. Pero como les pasa a todos, desde aquel magnífico "del 63" hasta nuestros días, la regularidad en sus discos no puede decirse que haya sido tal. Es algo que les pasa incluso a los muy grandes: tras épocas gloriosas solemos encontrar lp's de mucho menos nivel, incluso alguna que otra chapuza intrascendente si no  realmente funesta; y eso si la mala racha no se perpetúa aún por varios años.

     Con Fito Páez nos hemos ido encontrando siempre con grandes discos hasta alcanzar el cénit con la etapa de "El amor después del amor" y "Circo Beat", dos obras bastante parejas en aspectos compositivos y calidad. A partir de entonces, hemos asistido a la publicación de obras tal vez menos compactas, irregulares, pero en las cuales siempre era posible encontrar grandes temas. Tampoco Fito escapó al bajón de nivel con aquel flojo "Rey Sol", pero inmediatamente recuperó la senda perdida con el brutal "Naturaleza Sangre" (tal vez le hizo bien el parón de tres años sin grabar). Desde entonces, todo ha ido sucediéndose a lomos de unos altibajos habituales en casi toda carrera artística. 

    A lo largo de su trayectoria, además, a los discos oficiales de estudio, se sumaron aquellos lp's que salen fuera de la faceta propiamente creativa (directos, recopilatorios o discos de versiones), algo también habitual en cualquier músico, pues también las discográficas imponen sus normas. Entre los que menos me gustan, encontramos el directo "Moda y pueblo" (se me hace muy pesado al piano), o rarezas como la edición limitada "El sacrificio" (insulso y extraño, ajeno además a los canales comerciales).


     Sin entrar en mas detalles de las distintas fases de esta dilatada carrera, nos centraremos ahora en la época reciente, donde nos encontramos con "Yo te amo" (2013) y "Rock and Roll Revolución" (2014).


     Ninguno de estos escapa a la tónica de los últimos años. Tal vez por eso me haya resistido a comentar estos discos tras su salida al mercado, pues mi falta habitual de tiempo me obliga a concentrar las publicaciones en lo que considero más interesante. Sin embargo, hay algunos temas en estos discos que, como gemas preciosas, me han forzado a detenerme un poco, haciendo justicia a este grande que es Fito Páez.
   Si bien ambos discos son irregulares en calidad, en los dos encontramos canciones de altísimo nivel; muy pocas, sí, pero realmente sobresalientes. Veamos:

  
     YO TE AMO


   En "Yo te amo", el tema de igual nombre con el que se abre el disco es toda una promesa pop que hace presagiar un gran disco. Le sigue otra joyita llamada "Margarita" que continúa en la misma senda, y a partir de aquí el disco se diluye y pierde interés: demasiado fácil, demasiado "Fito" como para reflejar una inspiración realmente digna que vaya más allá de la repetición de sus propios clichés. Bueno, nos conformamos con estas dos.

     Y no perdáis detalle de los videos:





<
     


    ROCK AND ROLL REVOLUTION



     Con "Rock and Roll Revolution" las cosas son distintas. El estilo más marcadamente roquero (no podía ser de otra forma), nos trae muy buenos momentos y un nivel más elevado, aunque algunos de sus temas languidecen por su excesiva duración o por no acabar de resolver dignamente alguna idea que empezó funcionando bien. 
     Aún así, la segunda y última canción, llamadas "Muchacha" y "Que te vaya bien", deslumbrar con brillo propio, y tampoco luce mal el blues "La mejor solución".
      
    Muchacha, además de una letra bonita, tiene una ejecución muy básica, con caja de ritmos y bajo, como en los viejos tiempos, y ese sabor al Fito flaco y desmelenado de los primeros discos entra realmente bien.



     Para "Que te vaya bien", he preferido incluir la versión en directo en Luna Park. Maravilloso piano, tal vez por su papel discreto, en un rock de los que se bailan con mucho gusto.




     Bravo pues por un Fito que tal vez esté acusando últimamente un exceso de producción, pero bienvenidos sean los nuevos discos si de vez en cuando tropezamos con temas tan fabulosos, aún siendo minoría... Siempre estaremos sedientos de buenas canciones, y en eso Fito sigue ofreciéndonos exquisitez... a cuentagotas.

domingo, 16 de agosto de 2015

Cinema Paradiso

   

     Comienzo lentamente a saldar mi deuda con el cine. Tengo por delante, al menos, 1000 de esas películas que todo cinéfilo consideraría imprescindible, y sin ningún orden establecido, alguna que otra vez, a la par que los niños crecen y van liberando tiempo, iré visionando una tras otra. Y qué mejor comienzo que este largometraje que constituye en sí mismo uno de los mejores homenajes al mundo del cine.


     Cinema Paradiso estuvo a la altura de la expectativa, aunque me pareció demasiado larga en la fase intermedia del desarrollo de la historia. Claro, que luego he comprobado que elegí una versión extra del tipo "el montaje del director", que supera con creces la versión estándar (recomiendo esta última). Sin embargo, es de alabar el esfuerzo en recrear el ambiente y vida de un pueblo siciliano en los años 50, lo que llevó a sumar muchos metros de cinta en esta parte de la película.


      
     SINOPSIS

      Salvarore, cineasta de renombre internacional, regresa a su pueblo natal tras treinta años de ausencia para asistir al funeral de Alfredo, proyectista del viejo cine del pueblo, y con el que desplegó una intensa amistad en su infancia.


     Los recuerdos del pequeño Totó se funden con la búsqueda de identidad de Salvatore. En aquellos años, a la par que su curiosidad infantil se empapaba embelesada del universo del cine de la época, fue aprendiendo el oficio de proyectista, acabando por ocupar el puesto de Alfredo en el cinema Paradiso. El amor asomaría en la juventud con la intensidad y dramatismo de cualquiera de esas maravillosas películas, mientras que Alfredo de alguna forma ocupaba el papel del padre de Salvatore, desaparecido en la guerra.



    LA PELÍCULA

     Al rico guión y belleza de planos se suma una dignísima interpretación de los actores principales y secundarios en este film que ganó en 1989 numerosos premios internacionales así como el Óscar a la mejor película de habla no inglesa.


     Algo de alguna forma se va gestando en el espectador, que espera tal vez un desenlace distinto de la historia de amor, pero finalmente este cúmulo de sensaciones se vuelca magistralmente en  la última secuencia de la película, broche de oro donde los haya. Lo adjunto para que, los que ya han visto esta obra, se regocijen nuevamente en este emocionante final, con emotiva banda sonora de Enio Morricone. Los que no la hayan visto, salten este video y vayan directamente a ver en film completo. Hay que hacerlo.



     CRÉDITOS

martes, 11 de agosto de 2015

Bailar en la cueva (Jorge Drexler): el disco de "mi" verano.


    Obviamente, no el "disco del verano", categoría que todos los años nos "sorprende" por estas fechas con un recopilatorio a la usanza de cualquier emisora de radio o cadena televisiva, o como mucho, el disco súper ventas de cualquier hortera. De hecho, no es de este año sino de 2014, pero es ahora cuando ha llegado a mis oídos, convirtiéndose en el disco de "mi verano" (o casi mejor, mi disco del verano). Y es que, desde que mi amigo Carlos me lo regalara hace un par de meses, este disquito me ha cautivado.

    Hablamos de Jorge Drexler, al que no había prestado anteriormente mucha atención, absorto tal vez en los muchos artistas que me ocupaban casi al cien por cien hace unos años tras la etapa de Prince y Bowie (Spinetta, Caetano, Fito...). Así que era una de esas asignaturas pendientes, algo que Carlos sabía muy bien...
El momento llegó pues hace unas semanas, y tras una breve primera escucha, decidí echar el disco al coche para reproducirlo una y otra vez en mi trasiego diario al trabajo (la verdadera forma de "machacar" realmente un disco). Y no sólo descubrí canciones magníficas en composición y ritmos, sino unas letras de un nivel realmente muy alto. Sí, estamos ante un compositor de primer orden, y de esos hay pocos. 



     Comenzamos la escucha con Bailar en la cueva. Percusiones  acompasadas a ritmos ancestrales para recordarnos que, desde siempre, llevamos la música en el alma:
Bailar, 
como creencia, como herencia, como juego. 
Las sombras en el muro de la cueva, 

                              girando alrededor del fuego. 


                                  La música bajo los árboles 
y nos siguió por las llanuras. 
La música enseña, sueña, duele, cura: 

Ya hacíamos música muchísimo antes de conocer la agricultura.






     Bolivia nos trae un poco de historia y política para que no olvidemos que el ciclo de los acontecimientos se renueva continuamente. Intervención precisa y preciosa de otro compositor de renombre: Caetano Veloso.
Y el péndulo viene y va 
Y vuelve a venir e irse 
Y tras alejarse vuelve 

Y tras volver, se distancia 


Y cambia la itinerancia 

Y los barcos van y vienen, 

Y quienes hoy todo tienen 
Mañana por todo imploran 

Y la noria no demora 
En invertir los destinos, 
En refrescar la memoria.

Llegamos a Data Data a ritmo de piano y bajo trepidantes. Círculos de poder, lluvia de datos en una caza despiadada donde el glamour y la codicia lo contaminan todo...
     Y aterrizamos en la suavidad de Luna de Rasquí, que nos invita a bailar en el folklore festivo de una luna de verano tropical.

Uno de los puntos álgidos está en Universos Paralelos. Delicia de tema con letra inteligente donde las haya. No hay mucho que añadir a la experiencia vital que todos conocemos: la conciencia echándole un pulso a nuestras pasiones.



Mi anhelo no está


Mi anhelo se fue detrás de ti siguiéndote

Por la avenida

Ha vuelto a pasar
Mi anhelo volvió a tomar su propia decisión
Independiente de la mía
Qué le voy a hacer se trata de ti
Y en eso él y yo
Vos ya lo sabés
Opinamos diferente


Yo contigo mantengo las distancias


Mi anhelo las rompe alegremente

     Ni mucho menos decae la calidad con Todo cae, y así llegamos a otro momento brutal con Esfera, de lo mejorcito del disco.


Tras la prescindible La plegaria del paparazzi llegamos a la excelente La noche no es una ciencia exacta, exquisita metáfora toda ella del difícil proceso creativo de un músico, que podría aplicarse a cualquier artista.




  Y cerramos el círculo con El triángulo de las Bermudas y Organdí. Tan distintas pero... a cuál mejor...
     Sobre todo me ha llamado la atención en haber revivido como hacía mucho tiempo el precioso y paciente itinerario de ir descubriendo y saboreando un disco. Pasar de unos temas a otros, ir descartando algunos de los que fueron favoritos en favor de   otros que no lo parecían tanto... Se necesitan muchas escuchas, cierto, para ir recorriendo este proceso tan vital en los melómanos y que se quedó de alguna forma anclado en la época del vinilo y el cassette. Pero lo que se necesita es, sobre todo, una obra de calidad.

    Y además, a Manolito también le gusta:

   Bravo Carlos,  diste de lleno en la diana, como tantas veces... Feliz verano.