Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alex north (1) allen ginsberg (1) america (1) amigos (3) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (8) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) barry white (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (8) carlos hódar (4) carrie fisher (1) celebraciones (4) charlotte kitley (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (19) coches (2) conciertos (8) conexión de genios (10) conocí en persona a... (1) críticas (16) curiosidades (11) david bowie (18) demis rousos (1) deportes (7) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos muy recomendables (7) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (25) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) eurythmics (1) familia (7) famosos (1) fito paez (3) fito páez (1) ford mustang (2) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) guns'n'roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (28) humor (7) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joaquín nieto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) john hyat (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) jovanotti (3) juan porto guindo (1) juancho (1) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (6) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (2) lucha (1) lucio battisti (4) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (4) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) mis vinilos raros de prince (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (74) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) ovnis (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) primavera (1) prince (30) radio futura (3) rafa nadal (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rod stewart (1) rodríguez (2) roxy music (1) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (3) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (10) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (4) tv on the radio (1) van morrison (1) versiones (3) vida (14)

miércoles, 25 de marzo de 2015

Pedro Reyes: el rey del humor absurdo


     Casualmente, no hace mucho encontré mi autógrafo de Pedro Reyes. Era (y es) mi humorista favorito. Tuve el placer de asistir a uno de sus monólogos en la localidad de Salobreña, donde habitualmente paso los días de verano con la familia; allí, el pub Sunem suele realizar periódicamente una ronda de monólogos coincidiendo con la época estival.

 En aquella ocasión, creo que fue 2007, puede disfrutar de muchas de sus historias absurdas cargadas de humor inteligente y mucha humanidad. Luego, tras el show, se quedó un buen rato tomando algo con los que habíamos asistido, y conversar con él de forma relajada supuso un plus añadido a una velada casi perfecta (faltaba mi mujer que no pudo acompañarme).

     Pedro Reyes ha marcado una forma de hacer humor. Ahora que los monólogos llevan unos años de moda en este país, con figuras destacadas a las que no hay que quitar mérito, podemos decir que algo han copiado muchos de ellos, si bien es cierto que en un porcentaje bajito, pues el suyo era un humor muy personal. Historias rocambolescas, personajes muy originales y logrados (qué bueno Manolo Pieza), y el absurdo como "leivmotiv" indiscutible, conferían a Pedro Reyes un brillo singular del que se hicieron eco muchos programas de televisión a lo largo de los años. Desde su lanzamiento más popular con "no te rías que es peor" (allá por los años 90), hasta su reciente trabajo televisivo para canal sur con "tiene gracia", Pedro también tocó el mundo del cine en algún papel que otro, y estaba actualmente representando la obra de teatro "Taxi" en Málaga, junto al pesado de Josema Yuste.

     Maestro pues de un estilo muy peculiar en el que se necesita una dosis muy alta de inteligencia para lograr la sonrisa sin caer en chiste fácil, Pedro gozaba de una categoría humorística que siempre lograba buenos resultados y muy pocas veces resultaba hiriente (y si alguna vez lo era, no se apreciaba mala intención).
     Compañeros de fatigas como Pablo Carbonell (con el que inició sus andaduras en plena juventud) o el mismísimo Santiago Segura, han lamentado esta terrible pérdida que nadie esperaba. Pero así es el corazón; no siempre avisa y cuando lo hace, siempre es grave. Descanse en paz.










domingo, 15 de marzo de 2015

Viajando a Londres... con cinco niños.




     El fin de año me pilló de viaje en Londres, primera escapada con toda la familia al extranjero. Planificado desde junio como única forma de conseguir buenos precios para las fechas navideñas, seis meses de anticipo suponían también un cierto riesgo de que algo truncase el viaje, sobre todo cuando viajamos siete, entre ellos un bebé que entonces aún no había cumplido un año. 


     Todo salió bien, es decir, todos estuvimos en buenas condiciones para viajar en fechas habituales de resfriado y gripe, aunque el viaje en sí fue movidito. Mi mujer y yo estuvimos en Londres al poco tiempo de casarnos, y no recordábamos tal aglomeración de gente por las calles y tiendas, pero claro, de eso hace más de dieciséis años, y era verano.
     De modo que, como en casi toda aventura, el balance es siempre positivo, pero en el desarrollo de la misma se pueden vivir situaciones complejas y que condicionan mucho el resultado del viaje.


PREPARATIVOS


     Nuestra amiga Cristina, de viajes Barceló, me comentaba hace poco que en todo viaje también hay que tener suerte, pues hay factores que pueden alterar el resultado por mucho que se haya planificado. Aún así, hay que prepararlo bien, y en nuestro caso, la ayuda de Cristina fue determinante para encontrar un alojamiento bien situado y  acondicionado, a un precio razonable. Mi consejo por lo tanto es que se acuda a profesionales a la hora de gestionar algo tan importante como es el "¿donde voy a dormir?".


     El asunto del vuelo se resuelve muy bien por internet, pero hay que anticiparse y estar pendiente de las ofertas. En nuestro caso, Easyjet fue la mejor opción. Importante tener en cuenta que en algunas ciudades hay varios aeropuertos, y hay que valorar la distancia a nuestro destino final y la combinación de transporte, puesto que puede haber mucha diferencia entre seleccionar un aeropuerto u otro.

     Respecto a la propia planificación de "qué hacer/qué ver" hay que mentalizarse de que un viaje con muchos niños es finalmente un viaje para niños; es decir, los padres nos dedicamos básicamente a la logística, y la prioridad es organizarse sobre todo para los desplazamientos evitando riesgos en las aglomeraciones (imaginaos el metro en hora punta llevando carrito de bebé y varios niños de la mano...).
     Las circunstancias mandan, y en nuestro caso, nos encontramos con que algunos museos o atracciones tenían permanentemente colas larguísimas imposibles de soportar con niños pequeños, de modo que no era cuestión de marcarse unos lugares imprescindibles a visitar, sino más bien hacer lo que se pudiese. Aún así, cuatro días completos dan para mucho, y salimos muy satisfachos del resultado. 

    El clima de esos días (ahí sí que hay que tener suerte), fue bastante bueno, pudiendo ver el sol casi todos los días y con un frío moderado para estas fechas, así que todo fue más llevadero. Pero no conviene fiarse de las predicciones y llevar ropa adecuada para todas las situaciones que puedan presentarse (en nuestro caso encontramos alguna ropa muy buena y barata en Decathlon).

      Para las comidas, el plan consistió en comprar lo básico para poder desayunar y cenar bien en el alojamiento (un apartamento con cocina), haciendo sólo una comida en la calle, normalmente en sitios de comida rápida. Supone sobre todo un ahorro importante, pues hacer todas las comidas en la calle en una ciudad tan cara no está al alcance de muchos bolsillos, especialmente si la familia es amplia.


   Otro de los aspectos que encarecen la estancia son los desplazamientos. Para una familia como la nuestra la alternativa más rentable fue el bono familiar con la tarjeta Oyster, que ponía a nuestra disposición toda la línea de metro y autobús urbano por unas 18 libras diarias (todos incluidos, claro).

     Para ir al grano, os haré una breve descripción de los sitios visitados en el transcurso de los días. Empecemos:


DÍA DE LLEGADA

     Salimos de Málaga a media mañana, por lo que llegamos a Londres al mediodía, pero el trámite de entrada y traslado al hotel consumió las pocas horas de sol. 
     Precisamente este traslado suscitaba muchas dudas, pues nuestro aeropuerto, Gatwick, dista algo más de una hora al centro de Londres, y las alternativas son varias. La más económica es el tren, con enlace a la estación de metro Victoria, pero los transbordos con tanto equipaje y niños no lo aconsejaban. Así que optamos por el traslado en taxi monovolumen.
     Una vez llegamos al destino apenas quedó tiempo para el alojamiento, hacer la compra para los desayunos y cenas, y tomar algo en una pizzería.



DÍA 1:
    
     HIDE PARK
      Situado a pocos metros del alojamiento, este inmenso pulmón de Londres nos recibió en un día frío pero muy soleado. Las ardillas, patos y paseantes, nos acompañaron toda la mañana.



    
     MUSEO DE HISTORIA NATURAL
     Uno de los museos clave para visitar, lo cual finalmente no pudimos hacer ante la cola kilométrica en la entrada. Una lástima, no sólo por el contenido, sino por la belleza del propio edificio y que sólo pudimos disfrutar desde el exterior.
     En su lugar nos fuimos a la pista de hielo que instalaron en un lateral, con menos colas y algo menos concurrida y donde los niños lo pasaron en grande.


    
    A la salida el frío arreciaba, y el sol comenzaba a ponerse; el hambre hizo presencia, sobre todo en la pequeña, y todos los locales de la zona estaban repletos. Finalmente encontramos refugio en un bar argentino subterráneo con muy buen ambiente y donde comimos muy bien (aunque acabé harto de escuchar tres veces el mismo disco de Calamaro).




     HARRODS



     No muy lejos de esta zona está situado uno de los grandes almacenes más famoso de Londres. Repleto en estas fechas navideñas, los pequeños se distrajeron especialmente con el diseño y la decoración interior, y no faltó la visita obligada a la sala de peluches del famoso oso de Harrods.

     Por el camino hacia Harrods, antes de la puesta de sol, pudimos contemplar la bella iluminación navideña de las calles. Luego, regreso "a casa" para descansar. 


DÍA 2:

     APLE STORE
     No estaba planificada la visita. Simplemente, caminando por Regent St., encontramos esta tienda y entramos por curiosidad. Diseño vanguardista que propició algunas fotos curiosas en los espejos de los escaparates; unos minutos y de nuevo a la calle.




      HAMLEYS
     
 Una de las visitas más esperadas por los pequeños era ésta. La tienda de juguetes más grande y conocida de Londres nos recibió con una aglomeración de gente que hacía algo incómodo el tránsito por sus siete plantas, especialmente a la hora de tomar un ascensor para subir el carrito de Marta. 

     Juguetes de todas las clases, muchos de ellos realmente novedosos y con una decoración preciosa hicieron la delicia de todos. Muy llamativos los personajes y muñecos gigantes hechos con piezas de Lego.



          Tras una comida rápida en Mc Donalds, ya con la tarde muy avanzada, nos dirigimos al metro para hacer el último recorrido del dia.

      
     LONDON EYE


     Una de las atracciones más demandadas por los turistas, tanto por lo espectacular en sí como por las vistas que se pueden contemplar; las colas, como era de esperar, eran insufribles, así que hicimos unas fotos y nos desplazamos a la máxima altura  de Londres: el edificio The Shard.   


       THE SHARD (La aguja)



       Así es como se llama coloquialmente a este colosal rascacielos, el más alto de Europa, y que cuenta con un vertiginoso ascensor cuyo ascenso, dicen, es toda una experiencia. Para nuestra sorpresa, las reservas anticipadas para entrar el edificio nos dejarían otra vez fuera. Teóricamente, se podía entrar libremente a la zona de los restaurantes, situadas en la planta 30, pero a partir de las 19 horas se prohíbe la entrada a bares y restaurantes a  los menores de edad, por lo que tampoco pudimos acceder.



     Aún así, la zona del puente de Londres propició un bonito paseo y unas fotos deliciosas antes de tomar el metro de regreso.




DÍA 3:

     CANDEM CITY



     Una de las zonas más atractivas turísticamente, muy aconsejado por los que lo han visitado. Este barrio algo alejado del centro nos recibió con su típico ambiente de puestos, mercados y tiendas. Casi todo tipo de souvenir y con el imprescindible regateo como forma básica de compra.



     MUSEO DE LAS CURIOSIDADES

     Una vez que "aterrizamos" en la céntrica zona de Picadilly, nos dirigidos a este sitio tan especial.

     Imprescindible para los niños, este divertido y curioso museo recoge los miles de souvenirs que el explorador británico  Ripley dejó como legado a su ciudad natal. Tan bonito y entretenido que merece un reportaje por sí solo, recorrerlo nos llevó toda la mañana, sin duda de lo mejor del viaje.




     PLANET HOLLYWOOD
     
     Elegimos este sitio para pasar la Nochevieja. Uno de los pocos lugares ambientados pensando también en el público joven, y es que no es mucho lo que ofrece esta ciudad para pasar la última noche del año con niños. De hecho, al ser poca la oferta, tuve que reservar con bastantes días de antelación. 



    La verdad es que la decoración y el ambiente merecieron la pena, así como el menú. Cogimos el primer turno de cena para poder tomar el metro antes de la medianoche. Hubiese sido bonito contemplar en directo los fuegos artificiales, pero el frío y las aglomeraciones eran temibles teniendo a los más pequeños con nosotros, así que los vimos en el apartamento.


DÍA 4:

     CATEDRAL DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO DE WESTMINSTER
     Comenzamos el año asistiendo a Misa en el día de Santa María. Previamente elegimos esta bella catedral por ser el buque insignia de la Iglesia Católica en este país, aunque luego me di cuenta de que teníamos otro templo  católico cerca del apartamento.
    Iniciada la construcción en 1895, aún queda por terminar parte del interior, destacando la vistosidad del conjunto de estilo neo-bizantino, tanto por los materiales empleados como por la altura del campanario. 
     También había edificios muy curiosos en las calles colindantes.





     
     BIG BEN



     Uno de los enclaves turísticos por excelencia nos recibió con el tiempo algo desapacible. La belleza de todo el complejo es indiscutible, y gracias al "palo selfie" pudimos tomar una de las fotos más simpáticas (eso sí, imposible sacar el carrito de Marta).



     MUSEO TATE MODERN


     Uno de los sitios que sí tenía claro que quería visitar es este famoso centro de arte moderno. En enclave, y sobre todo el acceso peatonal a través del Millenium Bridge, lo hacían aún más apetecible.
    Al final, como no podía ser de otra forma, la visita al museo resultó un fiasco, pues de las "cosas" exhibidas, solamente algunas pocas grandes obras eran dignas de admiración. El alto porcentaje de chorradas desprovistas de sentido y sobre todo de mérito (algunas eran simples chapas industriales dobladas), eran un testimonio puro de lo absurdo que puede llegar a ser el arte moderno y contemporáneo.
    Por lo tanto, lo mejor de esta visita, las fotos de los alrededores.





     TIENDA DE VICTORIA SECRET

      Bueno, el absoluto fiasco de los tópicos llegó con la famosa 
"puntualidad británica". Resulta que después de un trecho andando, llegamos a esta tienda que podría haber dado material para un buen reportaje (jejeje...), y nos encontramos con que no dejaban entrar. Y no porque hubiésemos llegado tarde según su horario publicado en la web, sino porque ese día, sin previo aviso, adelantaban dos horas el cierre de la tienda. Así que... alguna foto exterior y de vuelta a pasear por Picadilly.


     HARCHARDS

     También tenía mucho interés en visitar la librería más grande y antigua de Londres, pues demás del interés general por los libros, tenía un encargo especial y era el sitio idóneo para encontrarlo. Esta vez sí hubo suerte y todo fue bien: pudimos entrar y encontré mi encargo, pero no un libro en el que yo tenía particular interés.

     TIENDA M&M

     Imprescindible visita para endulzarse un poco, tres plantas rodeados de chocolates de todas las formas y colores en un ambiente navideño que propicia el consumo de estas ricas golosinas. Tienda muy vistosa por fuera y por dentro.

      A la salida, una preciosa plaza ambientada con un parque de atracciones de lo más visual, navideño al 100%.



    Suficiente por hoy. Regresamos para descansar y empezar a hacer las maletas de vuelta.


DÍA DE REGRESO

    La mañana se consumió entre preparativos y desplazamiento al aeropuerto. Una espera algo más relajada de lo habitual hizo que nos despistásemos de la hora de embarque, y esa maldita manía de ahora... hay que estar pendiente de los monitores porque no se anuncia nada por megafonía, así que al final hubo que correr de lo lindo buscando la puerta de embarque.

     Feliz vuelo de regreso (más incómodo que la ida por el cansancio de la pequeña Marta), y por la noche ya estábamos en casa.


     Y eso es todo amigos.