Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alex north (1) allen ginsberg (1) amigos (1) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (7) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (7) carlos hódar (4) carrie fisher (1) celebraciones (4) charlotte kitley (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (19) coches (2) conciertos (8) conexión de genios (10) conocí en persona a... (1) críticas (16) curiosidades (9) david bowie (17) demis rousos (1) deportes (7) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos muy recomendables (7) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (24) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) familia (7) famosos (1) fito paez (2) fito páez (1) ford mustang (1) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (26) humor (7) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) jovanotti (3) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (6) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (1) lucha (1) lucio battisti (3) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (4) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (73) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) primavera (1) prince (28) radio futura (2) rafa nadal (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rod stewart (1) rodríguez (2) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (2) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (8) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (3) tv on the radio (1) versiones (3) vida (14)

jueves, 28 de agosto de 2014

Breaking Bad: orgullo y pasión coronados en los EMI


     Con el título de esta entrada  no me refería tanto a la serie en sí como al propio protagonista de la misma. Y es que al día siguiente de haber arrasado en la entrega de los EMI, mi mujer y yo acabamos de ver Breaking Bad (qué delicia de sesiones compartidas con ella); dos episodios tremendos en los que se manifestó inequívocamente que Walter White fue seducido por la peor de las tentaciones: poder disfrutar de esa pasión que nos arrebata poniéndola al servicio de nuestro más arrogante orgullo. 
    La pasión de Walter fue la química, y la utilizó de forma exquisita y arrogante para satisfacer el orgullo herido de construir un imperio. Peligrosa combinación...

     Curioso camino por el que discurre este proceso del personaje central, siendo arropada esta metamorfosis del tontorrón profesor de química por intrépidas y tremendas situaciones que en muchos casos parecieron callejones sin salida.
     Para ello, excelente historia y mejor guión del gran Vince Gilligan, que ya saboreó las mieles de la gloria en la edición de los EMI pasada, y que repite en la de 2014 como mejor serie dramática y mejor guión, además de los dos galardones a los mejores actores (principal y de reparto) y el de mejor actriz de reparto. Y es que una trama de semejante peso específico no podía ser interpretada sino por estos monstruos de la pantalla, que han recibido su merecido premio: Bryan Cranston, Aaron Paul y Anna Gunn.

    Colofón espectacular por tanto a esta joya que ya había triunfado antes de los EMI en lo más importante: los espectadores. Fiebre desatada desde la primera temporada, que ha corrido como la pólvora a través de las redes y con el boca a boca: la serie de las series; el final de los finales.
 Todo lo que se diga es poco: guión de lujo que discurre por una trama que en todo momento permanece coherente; realización magistral con presentación y coordinación de los tiempos de forma brillante; inteligente banda sonora y efectos muy logrados; reparto de papeles principales con actores de lujo brillando como nunca lo habían hecho; personajes secundarios cargados de ricos matices y adornados con soberbias interpretaciones... 

     Esto es Breaking Bad. Obligatorio verla y prohibido adelantar eventos: no se le puede hacer semejante jugarreta a quien se disponga a conocer la historia de Heisemberg. Y un consejo al futuro espectador: no haga preguntas, no mire nada por internet, y siéntese frente al televisor con la única pretensión de disfrutar de buen cine y pasarlo bien. 



     No me olvido de los queridos acreedores que han surgido con mi visualización de esta historia: mi amigo Javier Hódar por "descubrirne" y animarme a ver esta joya; mi hermana Rocío por "abastecerme" de muchos capítulos; mi amigo Antonio y su novia Ana por completar los capítulos que faltaban y animarnos con su entusiasmo; y mi amigo Carlos por compartir emociones con el devenir de los días "devorando" esta serie. Gracias chicos, va por vosotros.

martes, 12 de agosto de 2014

Happy en lenguaje de signos: la mejor versión del video de Pharrel Willliams

  

        Los que enloquecemos con la música, tenemos la virtud de ir por las ondas "etiquetando" la calidad de todo aquello que escuchamos, es algo inevitable. Pero tenemos el defecto de desconfiar a priori de todo aquello que suene a muy comercial. 
      Esto se debe a que la propia industria discografía y los medios, con los años, han premiado y fomentado los temas que mejor de traducían en ventas, y la música puramente comercial fue bajando paulatinamente el listón de calidad. Y todo ello básicamente porque lo que llega fácil, lo que parte de puro ritmo o bien se gesta sobre estribillos sencillos y melodías facilonas, necesita de muy pocas escuchas para ser recordado con suma facilidad, y por consiguiente se convierte rápidamente en algo extendido y popular.    
      Sin embargo, esto no siempre es así, y algunas veces melodías exquisitas y geniales construyen un tema que, aun siendo comercial, rebosa calidad por los cuatro costados. Pero la distinción no es fácil a la primera, y a suele ocurrir que los melómanos empedernidos a veces despreciamos en las primeras escuchas  algunos temas que son  mejores de lo que hemos podido advertir.


      Me  pasó precisamente con este tema de Pharrel Williams. El famoso Happy, que mucho se lleva escuchando estas semanas, me había parecido de primeras un tema pegadizo con el grave riesgo de convertirse a largo plazo en un pestiño del estilo "don't worry be happy" (además podrían ir perfectamente de la mano por el estilo y temática). Sin embargo, la visualización del video hace unos días me dio una percepción distinta, además no sabía que la canción es de Pharrel, un tipo al que no controlo mucho pero al que le he escuchado algunas cosas interesantes. El clip, muy animado con múltiples desconocidos cantando la canción y destilando felicidad tal y como dice la letra, parece algo así como la mejor catarsis para estos tiempos difíciles. De modo que los ingredientes son los perfectos: melodía sencilla, letra pegadiza, atractivo video y sobretodo un fuerte empuje en los medios; todo lo que necesario para ser el tema del verano...
     Supongo que el bueno de Pharrel debió pensar, no sin razón, que siempre hay motivos para sentirse "happy". Se me ocurre por ejemplo aquel estreno de cine tan ansiado, o esa sonrisa que no esperabas por la mañana, o el reconocimiento merecido por algo... O aquella foto tan ansiada y que por fin pudiste tomar... ¿No te parece?



     Pero al bueno de Pharrel le ha salido competencia. Un video creado por alumnos de Formación Profesional del IES Abyla, en la ciudad de Ceuta, ha causado furor en internet. Los jóvenes versionearon el famoso tema, pero con la original idea de utilizar el lenguaje de signos
     Liderados por el profesor Laureano Jesús Álvarez, estos chicos han protagonizado el video bailando e interpretando ellos mismos la canción, para lo que han contado con ayuda de profesionales del sector audiovisual. De hecho, contactaron con el fotógrafo holandés Roel Schins, quien proporcionó el formato e idea visual para conseguir un efecto dinámico, abierto y funcional en contra de lo que a priori pueda pensarse sobre el lenguaje de signos, tal y como estamos acostumbrados.
     El resultado, muy vivo y urbano, corrió como la pólvora por los medios y lleva miles de visitas en youtube. El resultado es tan bueno, que muchos animan a probar el visionado del video una segunda vez quitando el volúmen...



     Y como toda idea novedosa gusta y se copia, ya han salido otras muchas versiones y coreografías caseras del tema. Una delicia en muchos casos... como éste de los San Fermines desde Pamplona:





     O éste muy colorido desde Río:



     O éste desde Rusia... todos buenos...




     Y cómo no, el original. Os ánimo a que busquéis esos motivos, sencillos casi siempre, y que los convirtáis en "happy". Feliz verano.